San Baudelio de Berlanga la Capilla Sixtina del arte mozárabe.

San Baudelio de Berlanga la Capilla Sixtina del arte mozárabe.

by -
0 96

“La primera referencia documental conservada sobre el monasterio de San Baudelio data de 1136, cuando se asigna el cenobio a la diócesis de Sigüenza por el Concilio de Burgos. Documentos posteriores atestiguan que, en torno a la iglesia, existían construcciones destinadas al servicio del monasterio.”

Los inicios más remotos bajo el Cristianismo probablemente estén en la cueva de la parte sur de la ermita, que debió ser residencia de eremitas en tiempos altomedievales. La existencia de un manantial facilitaría sin duda la vida en este lugar. Posteriormente, hacia el siglo X o el XI, se crearía un monasterio bajo la advocación de San Baudelio.

Los constructores de la ermita serían mozárabes, cristianos que habían vivido en territorio musulmán y que se habían trasladado a los reinos cristianos del Norte. Los mozárabes trajeron una fuerte influencia árabe en sus obras. En San Baudelio se nota en la columna en forma de palmera, la linterna, la tribuna, y la “mezquitilla” de la parte occidental del templo.

San Baudelio de Berlanga-2
La bóveda está formada por 8 arcos que parten de una columna central. El conjunto pretende semejar una palmera, con una clara influencia árabe.. podía representar el nexo entre lo celeste y lo terrenal, y ser algo así como el cordón umbilical que unía lo divino y lo profano (…). La Biblia y el Corán

De hecho, San Baudelio es el monumento más árabe construido en tierras cristianas. Esto ahonda más en el enigma de su origen. Si decimos que data del siglo XI, una vez conquistado el territorio, estamos hablando de un época en que se está generalizando la reforma de Cluny y se abandona el rito mozárabe por el romano. Una época en que ya no se puede hablar de “construcciones mozárabes”. Además, los primeros obispos de Osma y de Sigüenza venían de Cluny y con toda seguridad no habrían aprobado una iglesia como la de San Baudelio. Más probable parece su datación en el siglo X, cuando se produce una gran afluencia de mozárabes desde al-Andalus a los reinos cristianos y estas tierras pasan alternativamente a manos de unos y otros: seguramente, San Baudelio se edificaría aprovechando algún momento del siglo X en que estos territorios estuviesen bajo el dominio cristiano.

San Baudelio de Berlanga-6
En el exterior encontraremos una necrópolis de más de 20 tumbas excavadas en roca, orientadas de Este a Oeste. Se han datado en el siglo X y pudieron ser reutilizadas hasta el siglo XVI.

Pinturas profanas en las partes bajas y religiosas en las partes altas

Las pinturas son de una calidad extraordinaria y combinan temas religioso y profanos. En los muros de la nave tenemos, en las partes bajas, motivos profanos y, en las partes altas, escenas de la Vida de Cristo. Cartel informativo: “El proyecto decorativo de la iglesia estaba centrado en utilizar todo el espacio disponible para ofrecer la mayor información posible sobre los misterios y dogmas (…). Cuando una persona accediese a la nave quedaría completamente envuelta por imágenes de vivos colores que le servirían de catequesis e ilustración de los sermones sagrados, componiendo una lección estética, didáctica y de reflexión religiosa.”

Hay quien defiende que las pinturas son obra de tres maestros diferentes y desconocidos. El llamado Maestro de Maderuelo o Primer Maestro de Casillas sería el autor de los temas decorativos de arquerías y bóvedas, escenas bíblicas y las pinturas del ábside. El llamado Maestro de San Baudelio habría pintado las escenas cinegéticas de la zona baja. Un tercer maestro sería el autor de las pinturas del interior del coro.

San Baudelio de Berlanga-3

“La mezcla de escenas religiosas y profanas que forman el conjunto de San Baudelio ha generado numerosas hipótesis sobre la autoría y la datación, aunque se ha generalizado el criterio de que las pinturas deben datarse en el tercer decenio del siglo XII, en base a los modelos artísticos románicos gestados a ambos lados de los Pirineos centrales, que habían llegado al Valle del Duero en la década anterior. Pueden establecerse claros paralelismo con los murales de Santa María de Taüll (Lérida) y con las actuaciones pictóricas llevadas a cabo posteriormente en otros conjuntos de Castilla como San Miguel de Gormaz (Soria), la Vera Cruz de Maderuelo (Segovia) y San Martín de Ávila.”

“Aunque se desconoce quién realizó el encargo de las obras y quiénes fueron los responsables e impulsores del programa de imágenes, no cabe duda de que fue el resultado de un proyecto fruto de la reflexión, que no dejaba nada al azar ni a la improvisación, dotando a cada espacio de la iglesia de un programa específico, donde se enviaba un mensaje concreto para el colectivo al que estaba destinado.” (Cartel informativo)

A principios del siglo XX la ermita de San Baudelio de Berlanga era propiedad de unos 20 vecinos de Casillas de Berlanga. Es en esta época que las pinturas se vendieron a un grupo de marchantes norteamericanos. Hoy se exponen en varios museos de los Estados Unidos. La ignominia de este hecho es aún mayor si pensamos que estas pinturas fueron declaradas Monumento Nacional en 1917. Pese a la oposición inicial de la Comisión de Monumentos de Soria, el Tribunal Supremo autorizó la venta en 1925. Era la época de la dictadura de Primo de Rivera. En 1957, el gobierno franquista recuperó algunas de estas pinturas pero a cambio de entregar al Museo Metropolitano de Nueva York el ábside de la iglesia románica de San Martín de Fuentidueña (Segovia). Estas pinturas se exponen actualmente en el Museo del Prado de Madrid. Pese a todos los contratiempos (deterioro, venta de pinturas) San Baudelio de Berlanga está considerado como “la Capilla Sixtina del arte mozárabe”.

 La leyenda: conciliar las creencias musulmanas y cristianas

la leyenda cuenta la historia de dos jóvenes. Ismael vivía a orillas del Mediterráneo y era cristiano. Omar vivía en el desierto africano, en la zona del Sahel, y era musulmán. Ambos tuvieron un sueño al mismo tiempo: vieron como un gran resplandor y fueron conscientes de que eran los elegidos por sus dioses por su pureza de corazón para una misión muy especial. Ismael sería el  guardián del Santo Grial, que estaba en Montsalvatch, en Hispania. Omar sería el guardián del Kausar, la fuente del paraíso en que, según la religión mahometana, nacían todos los ríos y cuya agua curaba todos los males.

Ambos comenzaron un camino iniciático que les llevaría a San Baudelio de Berlanga. Les perseguía el ángel Azrael, tratando de que no llegaran a su destino. Azrael es un ángel de la corte de Lucifer en la religión cristiana y el ángel de la muerte en la musulmana. Cuando llegaron a San Baudelio de Berlanga encontraron a un viejo sabio que vivía en una gruta. El viejo les explicó el sentido de su viaje: habían sido llamados para que, en aquel lugar, levantaran un templo que representaría el hermanamiento y convivencia de las dos culturas.

San Baudelio de Berlanga-5
“Los laicos que disponían de un altar propio en la zona sudeste, junto al gran arco doblado de herradura que conduce al interior del pequeño ábside cubierto con bóveda de cañón. Cinco escalones separan estos espacios, ya que se aprovechó la orografía del terreno para elevar el ámbito destinado al sacrificio eucarístico.”

Cuando el templo se terminó de construir, el Grial descendió hasta la pequeña linterna ubicada en las nervaduras de la palmera. Un gran resplandor iluminó el momento. Omar, Ismael y el anciano sabio sentían un éxtasis inenarrable. Omar contemplaba el brillo del Grial, pese a que se creía que sólo los cristianos podían hacerlo. En aquel momento, las huríes -mujeres del paraíso mahometano- entonaron bellas canciones. También esto desmentía la creencia de que sólo los grandes guerreros musulmanes podían oir los cantos de las huríes.

A partir de ese día, los puros de corazón que visitan San Baudelio sienten la protección del Grial y entienden sus misterios, al tiempo que oyen el canto del muecín de Allah que surge de las fuentes de la vida. La columna en forma de palmera, que era el árbol sagrado que había resguardado el sueño de Ismael y de Omar aquella noche en que les fue revelado su destino.

La interpretación de esta leyenda parece clara: estas tierras de frontera, durante muchos años, fueron pasando alternativamente a manos de cristianos y de musulmanes. San Baudelio se construiría en uno de aquellos momentos en que estas tierras habían sido tomadas por los cristianos y se mantenía todavía una mayoría de población musulmana. La leyenda, de inspiración claramente arabizante en su estilo de narración y de una belleza incomparable, trata de conciliar las dos culturas que, parece ser, sería el objetivo de la construcción de la ermita de San Baudelio. Es por ello que esta ermita no tiene parangón en el arte románico europeo, lo que la convierte en un caso único.

Miguel Giribets

Miguel Guiribets
Llicenciat en Geografia i Història. Autor de diversos descobriment a Catalunya i Aragó com “La Puerta del Sol” l'observatori astronòmic mes antic d'Espanya. Comparteix les seves recerques en el seu blog “Temas de Historia” http://mgiribetshistoria.blogspot.com.es/